Nacen las primeras crías de león en Bioparc Valencia

El grupo de leones, dos hembras y un macho, que llegó a Bioparc Valencia el pasado mes de octubre ya se ha reproducido. Sortuda, parió dos hembras a principios de este mes de abril.

Hace apenas 7 meses el kopje de Bioparc Valencia ampliaba su familia con este grupo de 3 nuevos leones. Pertenecen a la subespecie Panthera leo bleyenberghi, el llamado “león de Angola”, que se extiende por el Suroeste del continente africano. Esta raza de león habita ecosistemas dispares, y se encuentra desde las lindes del bosque ecuatorial, en la República Democrática del Congo, a las sabanas de Angola, Zimbabwe y Zambia, hasta el desierto del Kalahari, en Namibia y el delta del Okavango, en Botswana, donde algunas manadas se especializan en la caza de búfalos.

Los leones están considerados como “vulnerables” en la lista roja de especies en peligro de extinción de la UICN, y como todos los grandes depredadores, sus poblaciones han sufrido un serio declive en los últimos años. El león de Angola en concreto tan sólo cuenta con dos áreas protegidas en su zona de distribución: los parques nacionales de Etosha y el Delta del Okavango, a pesar de extenderse por 5 grandes países africanos. En cautividad sólo se encuentra en una docena de parques zoológicos europeos, por lo cual su reproducción en Bioparc es muy importante.

Bioparc Valencia - leones de Angola

Los 3 ejemplares adultos llegaron procedentes del Zoo de Lisboa, y son un macho, “Teimoso” de 6 años de edad, y dos hembras, “Sortuda” de 6 y “Luana” de 3.
El proceso de aclimatación de estos jóvenes leones ha sido tremendamente positivo puesto que la joven pareja se ha reproducido a los pocos meses de llegar al parque. Durante estos últimos meses, hemos podido ver imágenes realmente espectaculares de los leones contemplando, desde su atalaya rocosa, los rebaños de antílopes de la sabana húmeda de Bioparc.

Las dos crías nacieron la noche del 2 de abril, tras casi 4 meses de gestación, y son hembras. Las pequeñas ya han abierto los ojos y dependen para todo de su madre. De momento se encuentran en una de las dos parideras con que cuenta el cobijo de leones, conectada a un patio de soleamiento. Esta dependencia se ha estrenado con éxito y está demostrando con creces su funcionalidad. Aún habrán de pasar algunas semanas antes de que los cachorros puedan salir al recinto exterior y estar a la vista de nuestros visitantes.