¿A dónde va el +1 euro de tu entrada durante la promoción BIOdías de Naturaleza Salvaje?

Un solo euro significa mucho para la fauna salvaje en los países de origen de los animales que vas a ver en BIOPARC Valencia.

Proyecto: Rhino Dog Squad.

Imagínate que esa pequeña moneda, rodando y rodando, y canalizada a través de Fundación BIOPARC, llega hasta…. las grandes planicies de Kenia, en el este de África.

Allí servirá para el equipamiento y el entrenamiento del Escuadrón Canino Rinoceronte (Rhino Dog Squad), que promueve la organización Save The Rhino International. Se trata de un equipo de perros y de sus entrenadores, cuidadosamente formados para proteger a los escasísimos rinocerontes blancos que quedan en el planeta, frente a la amenaza de los cazadores furtivos, que tratan de asesinar a los rinocerontes para obtener su cuerno, económicamente sobre valorado, sin pensar que con esta acción están eliminando de la faz de la Tierra a una especie tan magnífica, tan escasa y de infinito valor ecológico. El escuadrón canino se encarga de rastrear, gracias al tremendamente desarrollado olfato de los perros, cualquier indicio de cazadores furtivos en las zonas en las que habitan los últimos rinocerontes blancos del continente africano.

Los perros que componen el Escuadrón son los perros de las razas sabueso y pastor belga mallinois, cuyo olfato extremadamente desarrollado para el rastreo y sus cualidades de defensa son bien conocidos por todos los amantes de los perros.

Los perros de rastreo tienen un increíble sentido del olfato y pueden cubrir enormes distancias en terreno difícil. Los entrenadores, si encuentran una huella humana, obtienen un olor y se lo muestran al perro, que sigue el rastro de por dónde ha pasado la persona en las siguientes 24-48 horas.

Los sabuesos se entrenan para detectar el olor de sustancias ilegales tales como cuerno de rinoceronte, armas o munición. Se posicionan en puntos clave como controles de carretera y examinan los vehículos y otras propiedades.

Los perros de defensa y ataque se especializan en morder y sujetar a posibles o comprobados cazadores furtivos, en el brazo que sujeta el arma, para que los entrenadores puedan detenerlos y arrestarlos de forma segura. Además de proteger a sus entrenadores, estos perros son un potente disuasor de la actividad ilegal de la caza.

Proyecto: Ebo Forest Research Project.

Rodando y rodando, el euro extra de tu entrada llegará hasta Camerún, hasta el frondoso bosque de Ebo, en el que vive una pequeña familia de gorilas que han quedado aislados del resto de sus congéneres por la expansión de la especie humana en el África central. Hasta 2002, año en que han sido “descubiertos”, se creía que no quedaban gorilas en la zona, y fue entonces cuando un pequeño grupo de investigadores, la ONG “Ebo Forest Research Project”, guiados por la internacionalmente conocida Sociedad Zoológica de San Diego, luchan a toda costa por proteger el bosque de la intervención humana.

En la zona todavía existe la subsistencia de los pobladores basada en la caza ilegal para la comercialización de carne obtenida directamente de los animales salvajes (“bushmeat”), y eso incluye a los magníficos gorilas, cuyo valor en el mercado ilegal puede alcanzar precios desorbitados, como carne y como trofeos.

Con el apoyo de la Fundación BIOPARC, esta actividad trata de ser controlada y erradicada de la zona, y para ello es necesario ofrecer a las comunidades locales otros medios de subsistencia alternativos, que no supongan destruir el bosque primigenio. Es para esto que se emplea tu euro, que tan amablemente donas, para la formación de las gentes de Camerún sobre cómo criar animales domésticos para su alimentación (gallinas, cerdos, etc.) y cómo trabajar en zonas de cultivo sostenibles con la naturaleza salvaje, para producir alimentos para ellos y sus animales, evitando entrar en el bosque a matar a los habitantes del mismo.

Las familia de gorilas del bosque de Ebo han sido recientemente “capturados” gracias  la instalación de cámaras trampa que los fotografían a su paso, y gracias a eso se están conociendo exactamente el número de individuos que viven en el bosque y sus relaciones familiares. En la siguiente foto se identifica una hembra gestante de gorila del bosque de Ebo.

Crédito: ZSSD/Ebo Forest Research Project

Crédito: ZSSD/Ebo Forest Research Project

Proyecto: Bongo Surveillance Project.

En BIOPARC Valencia habita una familia de bongos orientales o de montaña, un majestuoso antílope con un bonito pelaje rayado, del que quedan menos de 100 ejemplares en estado salvaje.

El euro recogido con tu entrada en esta promoción continúa rodando y rodando por África, y vuelve al país de Kenia, en esta ocasión a los bosques cerrados de montaña de Eburu, Aberdares, Mau y el Monte Kenia.

La Fundación BIOPARC, con tu ayuda, financia la labor de 6 equipos de personas especializadas en el seguimiento de los bongos, que poseen un profundo conocimiento de estos bosques, y que, además de monitorizar a los antílopes, se encargan de controlar el estado del bosque y notificar a las autoridades locales de cualquier indicio de actividades ilegales o cambios en el bosque, tales como la tala indiscriminada para la explotación maderera.

Una imagen de los escasos bongos que sobreviven en estas montañas, obtenida mediante una cámara trampa, que se dispara sin necesidad de que haya una persona delante, al pasar el animal por delante de la misma.

En paralelo se desarrollan actividades educativas en la zona, orientadas sobre todo a los escolares, para generar en ellos un sentimiento de orgullo, amor y  protección por la naturaleza en sus pueblos. Además, el dinero se utiliza también para desarrollar iniciativas de utilización de energías renovables, como la solar, la creación de viveros para la repoblación del bosque con especies originales de la zona y la promoción de actividades beneficiosas para la comunidad y para el ecosistema, como el cuidado de colmenas de abejas productoras de miel, indispensables para la fertilización de las plantas del bosque, y como recurso alimenticio y económico para las gentes que lo habitan.

Así que, un solo euro puede significar una gran diferencia para proteger las especies que amamos y no permitir que desaparezcan del planeta.

Seguramente, ahora que sabes todo esto, y a dónde va a ir rodando tu euro, vas a contemplar de otra forma los hermosos animales que viven en BIOPARC Valencia, y sabrás que, con tu moneda para la Fundación BIOPARC, estás ayudando a las gentes y animales en el África salvaje y estás irremediablemente comprometido con la conservación de la naturaleza.

¡Muchas gracias por tu ayuda y disfruta de tu visita!

Firmado: Rosa Martínez Valverde, Directora de Conservación (Fundación BIOPARC).

DEJA TUS COMENTARIOS