Nombre común:

Tortuga leopardo

Especie:

Geochelone pardalis

Familia:

Testudinidae

Orden:

Testudines

Clase:

Reptilia

Generalmente vive en zonas de sabana y en praderas semiáridas, pero también se la suele encontrar en zonas más desérticas y en algunas zonas montañosas.

Estrictamente herbívora, se alimentan generalmente de plantas suculentas, cardos y hierba.

140-180 días.

100 años.

Grado de amenaza

BIOLOGÍA Y COMPORTAMIENTO:

El patrón de coloración, mostaza con machas negras, y el diseño del caparazón de la tortuga leopardo es la característica más representativa de este animal y la razón de su nombre.

Parece que se sirve de este patrón para camuflarse de posibles depredadores y peligros, tanto la cabeza como las patas son de color marrón claro. El caparazón está muy abombado, y se les distinguen claramente los escudos de crecimiento.

Distinguir el macho de la hembra a simple vista es una tarea complicada.

Los individuos de mayor edad, pueden alcanzar un tamaño de hasta 70 cm y un peso de 40 kg, si bien la mayoría de los ejemplares suelen medir unos 45cm.

Vive en zonas secas de sabana con vegetación arbustiva. Sus poderosas patas en forma de columna, típicas de las tortugas terrestres, les permiten avanzar a cierta velocidad e incluso trepar por terrenos rocosos.

Durante épocas de mucho calor o de mal tiempo se esconde en madrigueras excavadas por ella en el suelo arenoso, o en madrigueras hechas por otros animales. El número de huevos por puesta suele ser de 8-10, aunque puede haber grandes variaciones de hasta 5-30 huevos. Puede poner hasta 6 puestas al año.

CURIOSIDADES:

El principal problema de esta especie es que requiere un hábitat bastante amplio, muy seco y caluroso. Si el lugar no cumple estos requisitos puede padecer enfermedades respiratorias graves.